TÉCNICAS PARA CONSEGUIR EL SQUIRTING

TÉCNICAS PARA CONSEGUIR EL SQUIRTING

Tener un orgasmo acompañado de un buen squirting, es una gloria que no todas las mujeres pueden alcanzar.

Algunas no pueden hacerlo porque no son estimuladas (por ellas mismas o por su pareja) de la forma correcta.

Lo que sí es cierto, es que el squirting se ha puesto de moda gracias a los videos porno, y no en vano, debido a que se ha comprobado que el squirting es sinónimo de gran placer y orgasmos sin igual.

¿Qué es el squirting?

Empecemos por el principio. La palabra squirting proviene del término squirt, y se refiere a la eyaculación femenina, que va acompañada de la expulsión de una gran cantidad de líquido cuando se alcanza el orgasmo.

No debe confundirse con orina, pues definitivamente no lo es. Pero suele ser confundida con orina, debido a que se generan en el Punto G y se transporta por los canales de la uretra.

Depende de las glándulas de Skene, que controla el líquido eyaculatorio que se genera en el Punto G femenino.

Para poder alcanzarlo, los especialistas en el tema de sexualidad recomiendan que la mujer experimente consigo misma, dando con el punto de más placer. Sólo si es capaz de reconocer su propio placer, la mujer podrá guiar a su pareja a eso que más le excita.

¿Cómo lograrlo?

No existe una fórmula específica para lograr el orgasmo, ni tampoco el squirt, pero podemos ofrecerle algunos consejos que ayudarán a guiarse en el camino y alcanzar esta sensación tan altamente placentera.

Para lograr el squirt, los especialistas aseguran que es necesario lograr la estimulación del Punto G y del clítoris al mismo tiempo. Nosotros le agregaríamos unas contracciones que la mujer realice durante la estimulación, como las que provoca cuando desea retener la orina y luego soltarla, técnica conocida como los ejercicios de Kegel.

Nuestra recomendación para iniciarse es que, acostada, se introduzca el dedo corazón o el anular (o ambos), dentro de la vagina, con la palma de la mano hacia arriba. Se deben introducir apenas unos centímetros e intentar palpar el Punto G, que se encuentra presionando hacia el vientre con los dedos introducidos en la vagina.

Al mismo tiempo, se debe realizar una estimulación del clítoris, que puede ser en forma lineal o circular, dependiendo del gusto de cada persona. La intensidad también deberá variar en función del gusto, y si se aplican los ejercicios de Kegel justo cuando se va a alcanzar el placer, es más probable que pueda conseguirse el squirting.

Juguetes especiales

Para conseguir el squirting, el mercado de los juguetes sexuales ofrece varias opciones que se encargan de generar una estimulación doble, capaz de potenciar las sensaciones e incrementar las posibilidades de experimentar el squirting.

Uno de los más populares es el vibrador de estimulación doble, conocido como vibrador rabbit, conocido así porque cuenta con una “orejitas” en la parte delantera, que será la encargada de estimular la zona del clítoris mientras el vibrador hace su trabajo en la parte interna de la vagina, estimulando el Punto G.

Los vibradores de dimensiones grandes, con puntas redondeadas o curvadas, suelen encargarse de estimular profundamente el Punto G, de forma sencilla, lo que podría aumentar las posibilidades de experimentar un squirting, si se combina con la estimulación clitorial.

Claves y consejos

No existe una fórmula concreta para garantizar el squirting, pero algunos consejos podrían ayudarle a alcanzarlo con más facilidad.

Relájese y permítase disfrutar las sensaciones que experimente su cuerpo, tenga conciencia erótica de lo que le gusta y lo que desee lograr, practique y estimule o guíe a su pareja para que le estimule correctamente.